abril 21, 2021
acciones-vs-bonos:-5-diferencias-entre-estos-mercados

Acciones vs bonos: 5 diferencias entre estos mercados

Comparte en redes sociales.

Saber diferenciar entre el mercado de valores y el mercado de bonos permite a los inversores asignar sus fondos de manera apropiada en función de sus objetivos y su tolerancia al riesgo.

Al fin y al cabo, los profesionales del mercado recomiendan normalmente tener una cartera diversificada siguiendo la lógica de «no poner todos los huevos en una misma cesta». Esto es debido a que invertir en diferentes instrumentos financieros que reaccionan de manera diferente a un mismo acontecimiento puede ayudar a nivelar la rentabilidad ajustada al riesgo, en lugar de depender únicamente del rendimiento de un solo activo o clase de activo.

En este artículo se analizan en profundidad las diferencias entre acciones y bonos a través de los siguientes temas:

  • Una visión general de las dos opciones de inversión
  • Las cinco diferencias principales
  • Cómo invertir en acciones y bonos
  • Preguntas frecuentes sobre acciones y bonos

Acciones y bonos: una visión general

Las acciones y los bonos representan dos formas diferentes a través de las cuales las entidades recaudan capital para sus operaciones o su expansión. Antes de empezar a comparar estas dos opciones de inversión, es importante entender primero sus conceptos y definiciones fundamentales.

¿Qué son las acciones?

Una acción se define como una participación/propiedad de una empresa que se compra y/o se vende en un mercado bursátil. La compra de una acción conlleva la posibilidad de un aumento futuro del precio y de los dividendos de la acción.

Lea nuestra guía en cómo funciona el mercado de valores para obtener más información.

¿Qué son los bonos?

Los bonos son instrumentos que emiten los gobiernos y las corporaciones para recaudar capital. Estos instrumentos se negocian en el mercado extrabursátil (OTC). Cuando un inversor compra un bono, este representa básicamente un préstamo al emisor, quien a su vez acuerda abonar el valor nominal del préstamo en una fecha específica junto con el pago de intereses periódicos llamados cupones (porcentaje del valor nominal) a intervalos preestablecidos.

Las 5 diferencias principales entre acciones y bonos

A continuación, se describen cinco diferencias entre las acciones y los bonos que muestran la variedad que presentan ambos vehículos de inversión, lo que puede resultar atractivo para los inversores:

Acciones Bonos
1. Se negocian en el mercado bursátil Se negocian en el mercado extrabursátil (OTC)
2. Representan una participación en la propiedad de una empresa Representan valores de deuda a plazo
3. Exposición a corporaciones Exposición a gobiernos, corporaciones y entidades financieras
4. Se consideran de mayor riesgo que los bonos Riesgo bajo dependiendo del perfil crediticio del emisor
5. Pueden incluir pagos de dividendos que no siempre son seguros Las liquidaciones se realizan a una tasa fija garantizada y respaldada por el emisor del bono

1. Forma de operar

Las acciones se negocian en un mercado bursátil centralizado como NYSE o LSE, mientras que los bonos se negocian principalmente en el mercado extrabursátil, lo que significa que no existe un mercado formal, aunque estos instrumentos se intercambian y se negocian entre partes. Así pues, el mercado de bonos se considera menos transparente que el mercado de valores, ya que no todos los participantes del mercado ven sus ofertas de compra/venta de la misma manera que en el mercado de valores.

2. Propiedad

Las acciones representan una propiedad de una empresa que cotiza en bolsa, mientras que los bonos se consideran un instrumento de deuda. Es decir, los inversores en bonos reciben el importe total de su capital original, excepto en las raras ocasiones en las que se produce el impago de un bono.

3. Exposición para los inversores

Las acciones ofrecen exposición a diversos sectores bursátiles. Sin embargo, suelen excluirse los gobiernos, aunque las decisiones de estos pueden influir en las acciones. Los bonos ofrecen exposición a los gobiernos (bonos del Estado), las corporaciones (bonos corporativos) y las entidades financieras (bonos de entidades financieras).

4. Riesgo de la inversión

Históricamente, los bonos siempre se han considerado inversiones de menor riesgo debido a su bajo porcentaje de impagos, así como a su garantía de pago de intereses y devolución del capital. Por su parte, las acciones no ofrecen una fuente segura de ingresos. Esto no significa que las acciones conlleven siempre más riesgo que los bonos, ya que los bonos corporativos, especialmente los bonos de «alto rendimiento» o los bonos «basura» también conllevan un riesgo. Siga leyendo para obtener más información sobre los riesgos relacionados con la inversión en acciones y bonos.

5. Rentabilidad

Los bonos proporcionan a los inversores una rentabilidad bastante segura mediante el pago de intereses que, a menudo, atraen al inversor reacio al riesgo. Las acciones pueden ofrecer una mayor rentabilidad mediante la distribución de dividendos, además de la revalorización del precio de la acción; sin embargo, estos dividendos no siempre están garantizados. Esto se debe a que las empresas no están obligadas a emitir dividendos a los accionistas y pueden suprimir o disminuir el pago de dividendos en cualquier momento.

Riesgos asociados a las acciones y los bonos

No basta simplemente con entender qué son las acciones y los bonos para tomar buenas decisiones de inversión. Los inversores deben familiarizarse con los riesgos inherentes a ambos instrumentos financieros con el fin de alinear sus objetivos financieros con el instrumento correspondiente. En la siguiente tabla se resumen los riesgos asociados a las acciones y los bonos:

Acciones Bonos
Riesgo del tipo de interés (el coste del préstamo aumenta) Riesgo del tipo de interés (relación inversa con respecto a los bonos)
Riesgo legislativo (relación entre gobiernos y empresas, p. ej., impuestos, nuevas leyes, etc.) Riesgo de reinversión (reinversión de las ganancias generadas por un bono en otro bono menos rentable)
Riesgo de obsolescencia (la compañía se vuelve obsoleta o cae la demanda de su servicio/producto) Riesgo de impago (incapacidad del emisor del bono para abonar el pago de intereses o el importe principal al titular del bono)
Riesgo de titulares negativos de prensa (los efectos de los medios de comunicación sobre las empresas) Riesgo de inflación (los incrementos generales de los precios en la economía reducen la rentabilidad de los bonos de tipo fijo)
Riesgo de liquidez de la acción (facilidad de comprar y vender una acción) Diferencial crediticio (la ampliación del diferencial conlleva una ampliación del rendimiento, lo que puede ser indicativo de una desaceleración de la economía en la la probabilidad de un impago aumenta)

Es importante tener en cuenta que existen otros riesgos inherentes que no deben pasarse por alto al llevar a cabo el estudio de la inversión. Para obtener más información, lea nuestra guía para dominar la gestión del riesgo de manera eficaz.

Cómo invertir en acciones y bonos

Es posible acceder a las acciones y los bonos por diferentes vías. Los mercados financieros se han vuelto tan complejos que los inversores disponen de un amplio abanico de opciones y la posibilidad de invertir en instrumentos a medida que cumplan sus objetivos financieros y sus restricciones presupuestarias.

Invertir en acciones

  • Compraventa de acciones físicas: las acciones se pueden invertir a través de la compraventa física, lo que permite a los inversores comprar acciones con la esperanza de que los precios suban y, posteriormente, venderlas para obtener ganancias (o pérdidas en caso de que los precios caigan). Este tipo de inversión no tiene apalancamiento, lo cual puede ayudar a limitar el riesgo de fluctuaciones a la baja.
  • Compraventa de acciones con apalancamiento: consiste en operar con acciones a través de instrumentos apalancados como los CFD o un ETF apalancado. Estos instrumentos permiten a los traders multiplicar el alcance de sus fondos a través del apalancamiento. Esto conlleva un riesgo que debe entenderse plenamente antes de intentar este tipo de trading. Los traders buscan beneficiarse del cambio en el precio de la acción y pueden operar tanto con posiciones largas como cortas, lo que difiere de la compraventa de acciones físicas. El apalancamiento amplifica tanto la rentabilidad positiva como la negativa.
  • Fondos cotizados (ETF) de acciones y fondos de inversión: estos fondos brindan a los traders la oportunidad de acceder a una variedad de acciones a través de ambos tipos de inversión y ofrecen un elemento de diversificación que no suele estar disponible en una sola acción o inversión. Los fondos de inversión de gestión activa permiten a los gestores de fondos elegir y modificar las acciones según lo consideren oportuno, mientras que muchos fondos pasivos o ETF pasivos se asignan entre las inversiones y replican su rendimiento.

Invertir en bonos

  • Bonos negociados en el mercado extrabursátil: los bonos se negocian principalmente en el mercado extrabursátil (OTC), lo que significa que se puede acceder a ellos a través de un bróker, que es similar a un corredor de bolsa. Hay bonos que se pueden comprar directamente al gobierno, como los bonos del Tesoro de EE. UU.; sin embargo, muchos bancos también ofrecen bonos del Estado. Estos bonos no se pueden negociar en corto y, por lo tanto, solo están disponibles para su compra.
  • Trading con bonos apalancados: muchos brókeres ofrecen la posibilidad de operar con bonos del tesoro con apalancamiento. Dichos bonos variarán en función del bróker. Este tipo de operación está relacionada en gran medida con los bonos del Estado, como los bonos del Tesoro de los Estados Unidos, no con los bonos corporativos o municipales. Este tipo de trading se centra en el cambio de precio del bono y puede negociarse en posiciones tanto cortas como largas.
  • ETF de bonos y fondos de inversión: son similares a los ETF de acciones y los fondos de inversión de acciones. El capital de los componentes de la cartera de gestión pasiva (ETF) y activa (fondos de inversión) del gestor de fondos sigue siendo el mismo.

Es necesario estudiar las comisiones de corretaje y de trading antes de realizar cualquier inversión en acciones o bonos. Esta parte del proceso de inversión suele pasarse por alto. Utilice un bróker con una buena reputación y comisiones transparentes.

En lo que respecta a los productos apalancados, los riesgos inherentes son mucho mayores y las tarifas y comisiones de trading son más complejas. Los brókeres más reputados suelen dedicar una página entera a describir los cobros.

Acciones y bonos: resumen

Existen varias diferencias entre las acciones y los bonos, y la elección de la inversión dependerá únicamente del apetito por el riesgo y las limitaciones financieras del inversor. Como regla general, los inversores que son reacios al riesgo se inclinarán hacia una cartera con mayor volumen de bonos, mientras que los inversores con mayor propensión al riesgo preferirán las acciones.

El apalancamiento cambia esta perspectiva, ya que el trading con apalancamiento se adaptará mejor a los inversores que buscan riesgo, ya que los inversores reacios al riesgo generalmente se mantienen alejados del trading de derivados.

Una vez que los inversores conozcan sus objetivos financieros y las restricciones presupuestarias, tendrán una visión más clara sobre los tipos de instrumentos de inversión más atractivos para ellos.

Preguntas frecuentes sobre acciones y bonos

Acciones y bonos frente a fondos mutuos

A muchos inversores también les gusta comparar las acciones o los bonos con los fondos mutuos. Los fondos mutuos son valores financieros mediante los cuales se agrupan los fondos para invertir en una variedad de instrumentos financieros: acciones, bonos y otros instrumentos. Estos fondos mutuos son de gestión activa, independientemente del instrumento que contengan, ya que los gestores de fondos intentan superar el rendimiento del mercado. Esto difiere de los ETF, que generalmente son de gestión pasiva, y de la inversión en acciones y bonos individuales.

¿Se puede perder dinero con los bonos?

Los inversores pueden obtener una rentabilidad de su inversión en bonos a través del pago de intereses (cupón) y, potencialmente, vendiendo el bono a un precio superior al precio de compra. Es posible sufrir pérdidas si el emisor del bono no cumple con los pagos o vende el bono por menos del precio de compra. Esto también se aplica a los ETF de bonos y a los fondos mutuos de bonos. Dicho lo cual, los bonos se publicitan generalmente como una de las opciones de inversión más seguras, ya que la probabilidad de impago es relativamente baja, especialmente en el caso de los bonos de «grado de inversión», mientras que la rentabilidad de las acciones suele variar más en función de la dinámica del mercado.

Más información sobre acciones y ETFs

DailyFX Proporciona noticias de forex y análisis técnico sobre las tendencias que impactan al mercado de divisas

You have not selected any currencies to display